Efecto vacío

Por años se ha pensado que la forma de hacer control de las colonias de gatos sin dueño tanto en espacios públicos, como empresas, comunidades, etc debe hacerse removiendo los gatos del lugar, capturándolos y abandonándolos en otro sector o sencillamente eliminándolos. Pero la realidad es que esta práctica  no solo es cruel, si no además inútil. En muchos lugares, ciudades, municipios,  se ha utilizado este método como control de poblaciones de gatos sin dueño por largo tiempo. Sin embargo luego de estudios científicos, años de fracasos en el control y la evidencia de las oficinas de control animal han demostrado que esta solución no es duradera ni permanente.

La evidencia científica indica que remover colonias de gatos , solo abre el espacio para el ingreso de nuevos gatos, ya sea de lugares vecinos o los nacidos de los sobrevivientes de esta práctica. Cada vez que los gatos son removidos la población vuelve a surgir a través de un fenómeno natural conocido como “efecto vacío” (vacuum effect).

El efecto vacío es un fenómeno reconocido científicamente en todo el mundo, y que se da en todas las especies.

Esto ha sido bien documentado por biólogos quienes han descrito lo que sucede incluso cuando solo una parte de la población es removida permanentemente de su territorio. Tarde o temprano, el espacio vacío atraerá otros miembros de la especie de sectores vecinos, y estos se instalarán en el sector para hacer uso de los mismos recursos que atrajeron al primer grupo, como son refugio y alimento, por ejemplo. Por esto el removerlos no es la solución, pues solo se abre espacio para que inevitablemente ingresen otros animales que viven en las proximidades.

De lo anterior se desprende que el único método efectivo y humanitario para hacer control de poblaciones felinas es mediante TNR Capturar-Esterilizar-Devolver.

El TNR estabiliza las poblaciones de gatos ferales. Los gatos son capturados sin riesgo para ellos,  se les esteriliza y vacuna y se les identifica con el método reconocido internacionalmente , como es el corte de oreja (eartip). Luego son devueltos a su territorio original y pueden seguir viviendo en el sector sin reproducirse. El TNR no solo es la única forma ética de control para gatos ferales, si no que además mejora notoriamente su calidad de vida, liberándolos del estrés del apareamiento y la preñez.

El TNR funciona.

(Fuente Alley Cat Allies)