Noticias Agosto 2018

Posted

En el contexto de la publicación de los reglamentos de la Subdere que regulan y norman la aplicación de la ley 21.020 de tenencia responsable de animales de compañía, con enorme satisfacción podemos decir que estos han incorporado en su normativa el manejo y control de las poblaciones felinas agrupadas en colonias mediante el método de TNR (captura-esterilización-devuelta al hábitat) en su variante TNVR , con vacunación antirrábica obligatoria.

Lo anterior significa un avance enorme que no tan solo reconoce la existencia de las colonias de gatos, si no que además porque regula su manejo ético y catastro. Esto recaerá en los Municipios quienes no solo deberán aplicar la norma si no que también deberán capacitarse y realizar dicho procedimiento velando en todo momento por el bienestar animal.

Queda mucho trabajo por delante, pero estamos ciertos que con esta medida , los gatos ferales y de colonia,  quienes han sido sistemáticamente excluídos e ignorados tendrán la posibilidad de un trato digno, respeto y protección.

Los reglamentos en su totalidad en el siguiente link; http://www.diariooficial.interior.gob.cl/edicionelectronica/index.php?date=17-08-2018&edition=42134

 

Posted

Entender que un gato feral pertenece a su entorno, a su territorio. Que muchas veces aquellos gatos no se encuentran en peligro, que son cuidados, alimentados, que alguien o más de alguien velan por ellos, aunque sea a la distancia.

Comprender que un gato feral no debe ser encerrado, que no pertenece en una jaula, ni en un gatil, que no es un gato infeliz ni un gato deprimido. Que si se quiere hacer algo por ellos , se debe considerar invertir en el proceso de TNR, que este acto es el mejor regalo para ese o esos gatos. Que si queremos hacernos cargo podemos convertirnos en cuidadores de una colonia, con todo lo que ello conlleva. Que ayudar a las colonias de gatos ferales significa además respetarlos como lo que son, que no son ni serán mascotas, que debemos ser capaces de comprender esto y actuar acorde. Que si somos capaces de aquello, demostramos que lo hacemos por ellos y no por nosotros mismos.

Conocerlos, respetarlos, protegerlos, no intentar cambiarlos. Amarlos por lo que son o incluso a pesar de ello.